Mindfullness en Reus.

Què és el Minfullness?
 
MINDFULNESS es la traducción inglesa de "sati" de la lengua palí y significa "atención consciente".
 
En catalán se ha llegado al consenso de traducirlo como "conciencia plena". El Mindfulness proviene del budismo therevada, difundido por el buda Shakyamuni hace 2500 años, en el Asia meridional y sudoriental en un ambiente tanto monástico como laico.
 
El Mindfulness es una forma de meditación entre todas las que se han desarrollado a lo largo del tiempo pero a diferencia de la meditación méás clásica, no implica una reflexión, sólo experimentar, notar, sentir, ... sin ir más allá. el Mindfulness está en contacto con la realidad presente y cambiante.
 
La observación atenta y consciente que nos permite la práctica del Mindfulness, consigue desenmascarar los automatismos y promover el cambio y con él, la mejora de nuestro estilo global de vida.
 
Lo contrario a Mindfulness es funcionar con esquemas e ideas preconcebidas, juicios, ... y no, observar las cosas, sino interpretarlas. Con el Mindfulness no se pretende conseguir un estado de relajación o evadirnos de nada, sino un estado de atención serena, sin tensión ni alerta, dejando correr sencillamente aquellos pensamientos y emociones que aparecen, sin juzgarlos o intentar modificarlos , sólo observándolos.
 

 

 


¿Cómo puede ayudar el Mindfullness?

 

 ¿CÓMO LLEGA AQUÍ?
 
En la década de los 70, la Psicología se empieza a interesar por Mindfulness. El responsable de su divulgación en Occidente es un monje budista Thich Nhat Hanh, vietnamita que se estableció en Francia exiliado.
 
Un poco más tarde, John Kabat-Zinn desde la medicina del comportamiento elabora un Programa de Reducción del Estrés y de Relajación en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Este programa ya utiliza el Mindfulness como técnica de reducción del estrés y se aplica a personas con dolor y estrés crónico.
 
John Kabat-Zinn nos dice que la mente y el cuerpo están íntimamente relacionados. No debemos tratar sólo la "enfermedad" sino también a la persona que la sufre, ayudándola a ser más consciente de cómo se relaciona con su sufrimiento, a centrar su atención en cómo la vive, la siente y actúa para, de esta manera potenciar sus propios mecanismos de autorregulación.
 
En el momento actual. las terapias de tercera generación incorporan el modelo "de aceptación", ya que consideran que no todo se puede cambiar la vida de una persona y en estos casos la intervención más útil es la de enseñar a la persona a aprender a vivir con lo que tiene.
 
El Mindfulness es una técnica terapéutica que promueve la aceptación y la serenidad ante todo lo que cambia continuamente, como el dolor, lo agradable, lo desagradable, el la suerte, la desgracia ...
 
¿QUÉ BENEFICIOS TIENE?
 
Con la práctica del Mindfulness ejercitan todos los sentidos. Es un trabajo "de fuera hacia dentro", el inductivo y empírico. Se trata de captar todo lo que podamos a través de nuestros canales de percepción sin añadir nada nuevo o preconcebido. De esta manera reforzamos los canales de entrada, que con el tiempo pierden funcionalidad por protagonismo que ha adquirido los procesos mentales deductivos.
 
Además de los cinco sentidos, hay tres vías de entrada más:
 
-la interocepción o la percepción de las sensaciones corporales internas
-la percepción de intenciones o emociones en los demás, percepción interpersonal
-y la percepción de nuestra mente.
 
Cada uno de estos tipos de percepción está relacionado con la activación de diferentes zonas de nuestro cerebro. La interocepció está relacionada con la corteza somatosensorial y la ínsula del cerebro. La percepción interpersonal está relacionada con las neuronas espejo y el córtex prefrontal. Los cinco sientas está relacionados con el córtex posterior.
 
Am la práctica del Mindfulness estimulan y activan especialmente estas ocho vías de entrada de estimulación, con la consecuente activación de las áreas cerebrales implicadas.
 
Varios estudios científicos señalan los efectos beneficiosos como por ejemplo estados afectivos más positivos, mayor habilidad para afrontar estados de ánimo negativos, aumento de la producción de anticuerpos y por tanto, refuerzo del sistema inmunitario, se desarrolla la empatía y la compasión.
 
En estas alturas es innegable que la práctica regular del Mindfulness puede producir cambios a largo plazo en algunas zonas cerebrales que están relacionadas en proceses superiores de integración de la información y que acabarán influyendo en cambios de conducta y de actitudes de la persona.
 
Por todo ello, podemos deducir el interés del Mindfulness a nivel terapéutico y también educativo.

 

 

 


Anna Bové Sabater

977 34 33 00

info@nouespiral.org